domingo, 26 de agosto de 2012

Harry Nelson Pillsbury (1872-1906)


Harry Nelson Pillsbury nació en Massachusetts el 5 de diciembre de 1872. Aprendió a jugar al ajedrez a los dieciséis años, bastante tarde bajo nuestro punto de vista, que estamos acostumbrados a que haya grandes maestros con trece o catorce años, pero muy usual en la época. Eso no impidió, sin embargo, que en poco tiempo ya estuviera venciendo a jugadores locales reconocidos. Es más, a los dieciocho años venció al mismísimo Steinitz 2 a 1, en un encuentro amistoso en el que el Campeón del Mundo le daba peón de ventaja.
En 1894 se trasladó al área de Nueva York, lugar que, a priori, le permitiría desarrollar su potencial de forma más plena. Un año más tarde, no obstante, quedó patente que nadie de la zona podía compararse al astro americano, por lo que el Brooklyn Chess Club decidió financiar su viaje a Europa para que pudiera medirse con los mejores ajedrecistas del viejo continente en el fortísimo Torneo de Hastings 1895, uno de los torneos más fuertes de la historia. ¿Quién podía imaginarse que Pillsbury, a la edad de 22 años, alguien que tan sólo llevaba jugando desde los dieciséis, se alzaría con el triunfo, por delante de consagrados maestros como Lasker, Steinitz, Chigorin, Tarrasch, Schlechter y Janowsky?

Su próximo torneo, durante el mismo año, fue San Petersburgo, donde competirían en un cerrado a cuatro vueltas los jugadores que ocuparon los primeros cinco puestos del torneo de Hastings. Tarrasch, sin embargo, había vuelto a ejercer como profesor, por lo que rechazó la invitación. La organización resolvió el problema haciendo que Lasker, PIllsbury, Steinitz y Chigorin jugaran a seis vueltas en lugar de las cuatro programadas.
Pillsbury se mantuvo en cabeza durante la primera mitad del evento, pero una derrota ante Lasker en la cuarta vuelta (una partida increíble de Lasker que incluimos en la base dedicada al segundo Campeón del Mundo) permitió al alemán alcanzar a Pillsbury y posteriormente alzarse con el triunfo final. A pesar de todo, el americano dejó patente que su victoria en Inglaterra no había sido una casualidad.

Por desgracia, durante su estancia en Rusia Pillsbury contrajo la sífilis. Sus resultados a partir de entonces no brillaron al mismo nivel, pero seguía siendo un rival a batir en cualquier torneo. De hecho, sus "scores" particulares con los mejores, Lasker, Tarrasch, Steinitz, estaba igualado.

Finalmente, en 1906, a la edad de 34 años, su larga enfermedad se llevó al genio americano, dejando un enorme hueco en el ajedrez de principios del siglo XX.

chessbase
[Event "Nuremberg"] [Site "Nuremberg"] [Date "1896.07.29"] [Round "9"] [White "Pillsbury, Harry Nelson"] [Black "Lasker, Emanuel"] [Result "1-0"] [ECO "C11"] [PlyCount "99"] [EventDate "1896.??.??"] [EventType "tourn"] [EventRounds "18"] [EventCountry "GER"] [SourceDate "2010.01.01"] 1. e4 e6 2. d4 d5 3. Nc3 Nf6 4. e5 Nfd7 5. f4 c5 6. dxc5 ({Hoy en día se prefiere} 6. Nf3 Nc6 7. Be3 {, siendo el negro el que eventualmente toma en d4 y, por lo tanto, obteniendo la misma estructura de la partida con tiempos de ventaja. No obstante, si bien en 1896 se apreciaba que la casilla d4 era de suma importancia, algunos años más fueron requeridos para entender las sutilezas de esta línea.}) 6... Nc6 7. a3 Nxc5 ({Yo preferiría} 7... Bxc5 {, e imagino que Pillsbury se hubiera decantado por la agresiva} 8. Qg4 O-O (8... g6 9. Nf3) 9. Nf3 Qb6 10. Bd3 {.}) 8. b4 Nd7 ({Los programas proponen} 8... d4 { , aunque resulta algo extraña.} 9. Na2 Ne4 10. Nf3) 9. Bd3 a5 $1 {De este modo Lasker obtiene puntos fuertes para sus piezas en el flanco de dama.} 10. b5 Ncb8 11. Nf3 Nc5 12. Be3 Nbd7 {Por supuesto, tomar en d3 sería poco recomendable, ya que tras 13.cxd3 las negras perderían todas sus bazas en la columna c. Además, este alfil tampoco resulta demasiado peligroso en estas estructuras, ya que las negras tienen un muro de peones muy compacto en casillas blancas.} 13. O-O g6 {Lasker se protege contra un eventual f4-f5, que abriría peligrosas vías de acceso hasta su monarca.} 14. Ne2 Be7 15. Qe1 Nb6 16. Nfd4 Bd7 17. Qf2 Nba4 18. Rab1 {No sería fácil responder a un eventual ... Nb2, así que Pillsbury evita esta posibilidad. Además, existe otra idea más profunda....} h5 {Definitivamente Lasker ha decidido que su rey se encuentra perfectamente resguardado en el centro, y opta por poner freno a la posibilidad g4-f5 para después dedicarse a incrementar la presión tranquilamente sobre el flanco de dama. Pero....} 19. b6 $1 {Diagrama [#] Una gran jugada, típica, por otro lado, del estilo de Pillsbury. El blanco libera la casilla b5 para su caballo (apuntando a c7), sin importarle la captura del peón b6, pues esto abriría la coumna b, además de crear diversos temas tácticos por la diagonal g1-a7. Pero, ?qué pasa si se toma el peón a3?} Nxd3 { Necesaria para quitarle fuerza a Nb5.} 20. cxd3 Bxa3 21. f5 $3 {Diagrama [#] La clave de todo el juego blanco. De esta manera Pillsbury habilita la casilla f4 para su caballo, creando interesantes posiblidades de ataque contra el rey basado en el sacrificio de piezas sobre las casillas d5 y f5.} gxf5 22. Nf4 h4 $2 {Lasker impide la peligrosa idea Qg3-g7, que parece decisiva, pero ahora sucumbe a un ataque todavía más fuerte. Lo cierto es que, a pesar del brillante juego del americano, aquí todavía era posible defenderse, aunque requería buenas dosis de imaginación, tanta que el mismísimo Lasker la pasó por alto:} (22... Rc8 $1 {La clave es defender c3 para poder saltar con el caballo. Claro que aquí resulta difícil pensar que esto pudiera ser de vital importancia.} 23. Qg3 {La crítica.} ({Veamos otras posiblidades:} 23. Ra1 Bc5 ( 23... Bf8 24. Nxd5 $1 exd5 25. Rxa4 $1 Bxa4 26. Qxf5 Qd7 27. e6 fxe6 28. Qg6+ $18) 24. Rfc1 (24. Nxf5 exf5 25. Nxd5 Bxe3 26. Qxe3 Kf8 27. Qd4 Rg8 28. Nf4 Nc3 {No llega a funcionar.}) 24... Qxb6 25. Nxf5 Bxe3 26. Rxc8+ Bxc8 27. Nxe3 Qd4 { y las negras se defienden sin problemas.}) 23... Qe7 24. Nxf5 (24. Qg7 {se responde bien con} Qf8) 24... exf5 25. Nxd5 Nc3 $1 {Esto es lo que seguramente omitió Lasker. Las negras no tienen por qué quitar su dama, si no que pueden amenazar la del contrario. Obsérvese que, de no ser por la torre c8, el blanco podría simplemente capturar el intruso de c3.} 26. Nxc3 Rxc3 27. e6 $1 {Otra sacrificio para habilitar casillas: desde e5 la dama blanca ataca las torres c3 y h8.} Bxe6 (27... fxe6 $5 28. Qe5 Rg8 29. Qxc3 Bc6 $132) 28. Qe5 Rxd3 29. Qxh8+ Qf8 30. Qxf8+ (30. Qe5 Rxe3 31. Qb8+ Ke7 32. Qxb7+ Kf6 {es muy peligroso para el rey blanco dejar tantas piezas sobre el tablero.}) 30... Bxf8 {con excelente compensación por la calidad (dos peones y fuerte pareja de alfiles). Así pues, el negro podía defenderse, e incluso obtener una partida mejor. Pero esto no resta un ápice, desde mi punto de vista, a la contribución creativa de Pillsbury en esta partida. Por otro lado, hay que tener en cuenta que resulta muy difícil ver todo esto en vivo, por lo que la idea del americano, además, estaba totalmente justificada desde un punto de vista práctico.}) 23. Ra1 Be7 { Diagrama [#]} 24. Rxa4 $1 {De esta manera se aleja al alfil de e6, permitiendo el sacrificio decisivo.} Bxa4 25. Ndxe6 $1 fxe6 26. Nxe6 Bd7 ({Quitar la dama permite un remate más rápido:} 26... Qc8 27. Qxf5 Qc6 28. Bg5 $1 Qxb6+ (28... Bxg5 29. Qf7#) 29. Kh1 {y la amenaza Qf7+ y Qxe7 no se puede evitar de manera adecuada.}) 27. Nxd8 Rxd8 28. Bc5 Rc8 29. Bxe7 Kxe7 30. Qe3 Rc6 31. Qg5+ Kf7 32. Rc1 {Lo más sencillo. La torre y el alfil negros poco podrán hacer para defender todas las debilidades en su campo.} Rxc1+ 33. Qxc1 Rc8 34. Qe1 h3 35. gxh3 Rg8+ 36. Kf2 a4 37. Qb4 Rg6 38. Kf3 a3 39. Qxa3 Rxb6 40. Qc5 Re6 41. Qc7 Ke7 42. Kf4 b6 43. h4 Rc6 44. Qb8 Be8 45. Kxf5 Rh6 46. Qc7+ Kf8 47. Qd8 b5 48. e6 Rh7 49. Ke5 b4 50. Qd6+ 1-0